Honrarán el legado de Eugenio Garza Sada en el Salón del Líder Humanista

A través del Salón del Líder Humanista, Don Eugenio Garza Sada será el primero en ser reconocido y así, seguir dando a conocer su vida y obra.

Honran legado de Eugenio Garza Sada en el Salón del Líder Humanista | Pamela Villanueva
Monterrey, Nuevo León /

Eugenio Garza Sada es recordado por ser uno de los líderes y empresarios más importantes de México, sin embargo, también era un hombre que se preocupaba por su familia, amigos y las personas que lo rodeaban.

"La gente veía cómo se comportaba, cómo trataba a los grandes círculos con los que se involucraba y eso arrastraba muchísimo a los grandes líderes y que además, la gente viera que se interesaba y estaban juntos en la empresa que estaban haciendo", explicó el Director del CEDIS, César Salinas.

En 1921 se casó con Consuelo Lagüera Zambrano y tuvieron ocho hijos. A lo largo de sus 52 años de matrimonio, su esposa lo ayudó a mantener los pies en la tierra y lograr ese equilibrio entre la familia y sus empresas.

"A pesar de ser uno de los líderes más respetados del país ella también era sensata, sobria, modesta y eso lo ayudaba a él a no perder el suelo y también ella administraba todo su hogar y mantenía junta a su familia", comentó.

Don Eugenio buscaba pasar tiempo con sus hijos Eugenio, Alejandro, Alicia, Consuelo, Gabriel, Marcelo, David y Manuel; todos los días procuraba comer en casa para convivir con ellos y también, se enfocó en darles estudios.

"No era su intención crear niños que tuvieran el privilegio como algo para disfrutar sino algo para afrontar posteriores responsabilidades económicas pero también con la sociedad", agregó.

Además, como fundador y accionista de al menos 45 empresas siempre se preocupó porque sus trabajadores tuvieran buenas condiciones laborales y familiares.

"Tener una vivienda propia de muy buena calidad, acceso a salud él y sus hijos, distracción, practicar el deporte a modo de aumentar la salud, el subsidio a una alimentación de despensa en sus casas y también capacitación en oficios y para que pudieran subir de puesto", dijo.

Parte de sus valores quedaron plasmados en el Ideario Cuauhtémoc, su escrito más conocido que relata los puntos más importantes en su vida y empresas.

"Habla mucho de la importancia del trabajo, valorar el trabajo, que te guste lo que haces, habla de respeto a todas las personas considerándolos iguales, no hacer burla, escuchar a la persona cuando está hablando y darle todo el tiempo que necesite para que te lo explique", comentó Salinas.
Sala del Líder Humanista | Pamela Villanueva

Ahora, su legado y sus principios buscan darse a conocer en la Casa del Liderazgo Humanista, en la que don Eugenio vivió junto a su esposa y sus hijos hasta el último de sus días.

"Tradicionalmente los museos valen por lo que contienen y nosotros definimos que lo que queríamos hacer era que valiera por lo que inspira a los visitantes entonces es un recinto único con temas que normalmente no se tocan en los museos", comentó Cicero Willis, director del Centro Eugenio Garza Sada.

En su domicilio, ubicado en la colonia Obispado en Monterrey, pueden encontrarse artículos personales como el piano en el que pasó horas, su estudio donde aún se conservan su escritorio y sus libros e incluso preservaron la recámara.

"Su recámara comunica la modestia que es uno de los principios y valores que más estamos resaltando, su estudio comunica cómo valoraba la formación, la educación como una fuente de transformación", puntualizó.
Recamara Eugenio Garza Sada | Pamela Villanueva

Este domingo 17 de septiembre se conmemoran 50 años de su fallecimiento y en "La Casa" inaugurarán el Salón del Líder Humanista, donde Eugenio Garza Sada será el primero en ser reconocido y así, seguir dando a conocer su vida y obra.



alhv

  • Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de TELEDIARIO; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Las más vistas