Madre deja Perú para buscar a su hijo en Coahuila; desapareció hace 2 años en Acuña

La mujer llegó al estado en búsqueda de su hijo, quien partió con el sueño de obtener una mejor vida en Estados Unidos.

El joven salió de Lima, Perú en un grupo de siete hombres más.
Saltillo, Coahuila. /

Una mujer de origen peruano dejó su país en la búsqueda de su hijo, quien partió hace dos años con el sueño de obtener una mejor vida en Estados Unidos sin lograr su cometido. En Semefos, fosas de panteones y el desierto de Coahuila, sigue esperando conseguir respuesta de su paradero.

Silvia de la Cruz, espera tener noticias de su hijo Jeancarlo Román de la Cruz, a quien lo abandonaron en el desierto de Acuña, a punto de lograr su sueño americano; un empleo mejor, esperanza que lo sacó de Perú ante el cierre de empresas que dejó la pandemia de Covid-19 en el distrito de Junín.

"Yo quiero encontrar a mi hijo, no importa un puñado de huesos, pero quiero encontrarlo, ya no tengo fuerzas, ya no puedo, son tantas cosas, estamos separados por todos lados. Mis hijas están solas, una está enferma otra vez de Covid”, señaló la madre de Jeancarlo.

"Vine acá a buscar a mi hijo, porque en el año 2021 vino por el sueño americano a México, y lamentablemente no ha llegado a su destino, y ha desaparecido en Acuña, Coahuila, esta fue la razón de venir a México para buscar a mi hijo".

Jeancarlo llegó a México pagando 12 mil dólares, más de 213 mil pesos, que fueron depositados a un coyote en una cuenta bancaria en Estados Unidos en varias disposiciones con la promesa de cruzarlo en 15 días aproximadamente una vez que tocara el territorio de Acuña, Coahuila.

"Él tenía esperanzas de salir porque eran muchas veces que les dijeron vamos a salir, entonces ese día 31 de marzo me dice, ‘madre ojalá sea que esta vez si salimos de verdad porque siempre nos dicen y nos salen con que no y me quedo con mi mochila ya preparada, pero vamos a ver qué va a pasar’", relató Silvia de la Cruz.

El joven salió de Lima, Perú en un grupo de siete hombres más y al llegar a Acuña, se unió uno más, Yonatan, quién sería el que sabría lo que realmente pasó con Jeancarlo, pero él sí logró pasar a Estados Unidos y ahora busca su refugió huyendo de los padres del joven que sólo quieren saber qué fue lo que pasó, al grado de que Ever, padre de Jeancarlo, busca refugio en la unión americana también para poder encararlo y que le diga la verdad.

La travesía de búsqueda durante estos dos años llevaron a Silvia a vivir primero en Saltillo, donde recorrió fosas, semefos, hospitales, acompañada de colectivos y la esperanza de encontrarlo.

"En México estuve un año buscando a mi hijo, todos los días he conocido brigadas, colectivos, muchos lugares, fui a las fronteras, semefos, he ido a las exhumaciones, he asistido a muchos lugares en este tiempo”, detalló.

Dejó de vivir en Saltillo y partió a Ciudad de México para presionar a las autoridades para que investiguen el caso, pero nada ocurre, mientras que a ella la han "apoyado" mandándola a vivir en albergues de personas con adicciones.

"Me llevaron dónde estaban los alcohólicos anónimos, donde hacían terapia los de drogadicción, hasta ahí viví, ya no pude más, entonces una compañera de colectivo me apoyó".

El sufrimiento por la ausencia forzada de su hijo mayor le mostró lo mejor y peor de un país que ni siquiera tenía noción de cuán lejos está o qué tipo de personas viven en él.

Aunque aquí desapareció su Jeancarlo por caer en manos de gente mala, las madres que también sufren por la maldad de otros, la cobijaron y hasta ahora no la dejaron sola, ni la dejarán y este 10 de mayo marchan unidas en dolor y fuerza por la búsqueda de sus hijos e hijas desaparecidas en la Ciudad de México desde el Monumento de la Madre.



KM

  • Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de TELEDIARIO; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Las más vistas