Qué es el sabor a refri, por qué ocurre y cómo evitarlo

Seguramente en alguna ocasión te ha pasado que guardas tus alimentos en el refrigerador y a la hora de comerlos ya tienen 'sabor a refri', aquí te decimos qué lo ocasiona.

Qué es el sabor a refri, por qué ocurre y cómo evitarlo
León /

¿Te has comido algo de refri con sabor a él? Seguramente en alguna ocasión te ha pasado que guardas tus alimentos en el refrigerador y a la hora de comerlos ya tienen un sabor distinto y nada agradable.

Esto es el llamado ‘sabor a refri’ y es por varios factores, uno de ellos es la existencia de alimentos en estado de descomposición de los cuales se desprenden olores que son absorbidos por las comidas que se encuentran en buen estado.

Otro factor se debe a un fenómeno que pasa dentro del refrigerador, de acuerdo con la doctora Pamela Alcocer, química en alimentos, este sabor a refri se debe a la alteración de las características sensoriales de los alimentos cuando están expuestos a bajas temperaturas durante un período prolongado.

La experta explicó que cuando los alimentos son puestos en un refrigerador, la temperatura de este, modifica la estructura molecular haciendo cambios en la textura, aroma y sabor, este fenómeno se debe a la migración de los compuestos volátiles presentes en los alimentos, que son los responsables de su sabor y aroma, hacia la superficie expuesta al frío.

También la humedad en exceso puede acelerar la oxidación de los lípidos en los alimentos produciendo cambios en su sabor y bajando la calidad.

Cómo evitar el sabor a refri

Aquí te dejamos algunas recomendaciones para evitar el sabor a refri:

Almacenar los alimentos adecuadamente:

Para evitar que las comidas tengan contacto directo con el frío del refrigerador y evitar que absorban olores y sabores no deseados, es necesario colocarlas en recipientes herméticos o cubrirlos con papel aluminio.

Considerar el tiempo de almacenamiento:

Si alguno de los alimentos no se va a consumir en los próximos días, lo más conveniente es congelarlo para que mantenga la frescura y evitar que se altere su sabor.

Tener una temperatura óptima:

Asegúrate de que la temperatura del refrigerador esté ajustada correctamente. La temperatura recomendada para la conservación de alimentos oscila entre 0°C y 4°C. Mantener una temperatura adecuada ayudará a preservar la calidad y sabor de los alimentos.

Limpieza del refrigerador:

Realiza limpiezas periódicas del refrigerador para eliminar cualquier residuo o derrame que pueda contribuir a la formación de olores desagradables y, en consecuencia, al sabor a refri.

¿Cómo quitar el “olor a refri”?

De acuerdo con Larousse Cocina, el sabor a refrí básicamente se debe a la falta de limpieza y que los productos descompuestos permanecen en el refrigerador por más tiempo del que deberían.

Desechar alimentos viejos: No dejar que un alimento permanezca por mucho tiempo. Si ya no sirve, hay que desecharlo.

Cubrir bien los alimentos: Cubre tus alimentos cocinados, así evitarás que éstos absorban olores indeseados y, al mismo tiempo, protegerás a tus otros productos.

Limpiar el escurridor del congelador: No permitir que se acumulen líquidos para que no impregne la comida que se guarda allí.

Lavar los contenedores y las partes de plástico: Así no despiden olores desagradables.

Limpiar las superficies no removibles: Los olores pueden permanecer allí y seguir provocando los malos sabores que permean la comida si no se limpian.

Poner bicarbonato: Colocar en un recipiente abierto bicarbonato de sodio, éste ayudará a que los malos olores no se acumulen. Puede cambiarse cada dos o tres meses. O cuando sea necesario.


  • Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de TELEDIARIO; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Las más vistas