San Juan Tlilhuaca, Azcapotzalco, el lugar en CdMx llamado 'Pueblo de Brujos'; ¿por qué le dicen así?

El esoterismo en México está presente en cada rincón, descubre la historia de uno de los pueblos misteriosos de Azcapotzalco.

Pueblo de San Juan Tlihuaca / Cuartoscuro
Ciudad de México /

El pueblo de San Juan Tlilhuaca es reconocido por formar parte de los 25 pueblos originarios de Azcapotzalco. La palabra Tlilhuaca proviene del náhuatl y significa “lugar donde se encuentra el Negro”, ello hace referencia a su reputación como un lugar que se caracteriza por la brujería y magia negra.

Entre sus calles misteriosas y solitarias, cada persona que visita el pueblo de San Juan Tlilhuaca puede notar que se trata de un sitio muy antiguo. Pues desde sus habitantes originarios (los tepanecas), el ambiente de lo sobrenatural resalta en cada rincón.

Te recomendamos Dónde comprar pan de muerto relleno en CdMx
  • Comunidad Redacción

Por las noches, la leyenda dice que la campana del templo comienza a sonar, sin que alguna persona logre ver quién la está tocando, se cree es un anuncio para que los pobladores estén enterados de que el nahual está vigilando.

Aunque el lugar es muy peculiar y a sus habitantes se les suele llamar brujos, en San Juan Tlilhuaca no hay puestos donde venden productos relacionados con la esotería y mucho menos comerciantes ofreciendo limpias como en el zócalo de la Ciudad de México

Sin embargo, se rumorea que aun si le preguntas a la gente es probable que te lleven con alguien que sigue haciendo estos rituales prehispánicos.

Un locatario relató para Telediario que antiguamente el pueblo se encontraba lleno de brujos, los mismos que curaban con herbolaria para sustituir a los doctores, en ellos se podía confiar para mejorar con un remedio natural. Para acceder a sus servicios solo se necesitaba acudir con algún vecino para que te brindara algún remedio de herbolaria.

Gracias a su arquitectura, el sitio a simple vista parece un lugar demasiado lejano de la Ciudad, pues desde sus calles y arcos virreinales se logra ver como esta localidad se encontraba a orillas del Río de Texcoco.

Aproximadamente en 1950 un grupo de personas provenientes de lo que ahora es Michoacán se asentaron en el lugar, por lo que se piensa que ellos fueron los primeros habitantes, los cuales trajeron estas tradiciones a San Juan Tlilhuaca.

Al inicio de este pueblo, solo se encontraba tierra negra y un ojo de agua del Río de los Remedios, es por ello que como distintivo se sembraron 7 ahuehuetes, por lo que parte de su historia viene con la esencia de estos árboles, llevando a la leyenda de que sus pobladores descienden de esos ahuehuetes.


Actualmente se especula que siguen existiendo las prácticas con magia negra. De las cuales un punto de encuentro era el panteón en el que muchos brujos iban a sacar restos humanos para poder llevar a cabo todos sus rituales.

Según Aarón Uribe, vecino de la localidad declaró para Telediario que ha visto bolas de fuego en el lugar, así como un tipo aquelarre, todo esto desde que era niño. 

Pese a que las personas que no practicaban la brujería asistían a la Parroquia de San Juan Bautista para ahuyentar las energías negativas que se sentían en el pueblo. Conforme al catálogo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el templo está dedicado tanto a San Juan Apóstol como a San Juan Bautista.

La popularidad de la zona estaba ligada a un manantial encantado del que nadie podía beber. De acuerdo con la leyenda, un sacerdote insistió a los primeros feligreses en verter tierra y piedras en el manantial hasta que este quedará cubierto, ya que se creía que el diablo se encontraba allí

A causa de ello, la creencia popular dice que este acto fue el que terminó con el hechizo del mal en los Ahuehuetes. Esta y muchas otras leyendas rodean al pueblo de San Juan Tlilhuaca, ahora conoces la historia de este emblemático sitio de Azcapotzalco.

SCM


  • Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de TELEDIARIO; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Las más vistas