Así es Santo Tomás de los Plátanos, el pueblo inundado por CFE para construir una presa

Actualmente, sólo se puede ver la punta de la iglesia del pueblo, la cual no se destruyó con el agua.

El único recuerdo del pueblo es la torre de la iglesia / Mario C. Rodríguez.
Santo Tomás de los Plátanos, Estado de México. /

El municipio de Santo Tomás de los Plátanos, ubicado al sur del Estado de México, solía ser un pueblo; sin embargo, en 1956, éste fue hundido para dar paso a la construcción del Sistema Hidroeléctrico Miguel Alemán, de la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Hoy, sólo la torre de una iglesia se asoma cuando la presa Santa Bárbara es vaciada.

La historia del único recuerdo del pueblo, es decir, la iglesia, data del siglo XVII, según el cronista del municipio, Emeterio Rodríguez Esquivel, quien lo calificó como muy tranquilo, pues sólo contaba con dos calles.

“El pueblo era muy tranquilo muy tranquilo y era un pueblo muy antiguo. Yo creo que cuando el pueblo se cambió, ya tenía una edad el antiguo Santo Tomás de 400 años ahí. Entonces nada más tenía dos calles que decían la calle de arriba y la calle de abajo; la calle principal, donde estaba el templo y otra calle que daba así al hacia el río”.

De acuerdo con CFE, en 1951, comenzaron con la construcción con el que entonces se conocía como el Sistema Hidroeléctrico Miguel Alemán, que tenía la misión de aprovechar la corriente de diferentes afluentes para la producción de energía.

El lugar fue elegido por especialistas, quienes advirtieron que el pueblo de Santo Tomás podría ser un buen lugar para crear una presa artificial que ayudara al plan de la CFE.

¿Cómo desalojaron a los habitantes Santo Tomás de los Plátanos?

Luego de que la CFE tomó la decisión de utilizar el lugar del pueblo para hacer el sistema que necesitaban, le ofreció dinero a los habitantes del lugar, a quienes también se les dio casas para reubicarlos a seis kilómetros de distancia, donde comenzarían una nueva vida sin afectar las obras.

La geografía del lugar permitió que se pudiera utilizar para la presa, pues se encontraba al fondo de un barranco y estaba rodeado por formaciones rocosas. Por ello, en 1956, inundaron el lugar luego de que fue deshabitado. El sitio fue rebautizado como la Presa Santa Bárbara.

El cronista dio a conocer que, en esa época, las casa del pueblo eran fabricadas de adobe, por lo que éstas fueron destruidas de forma natural con el paso del agua. Sin embargo, la iglesia del antiguo Santo Tomás es la única que no se destruyó y se mantiene en pie.

La gente estaba muy acostumbrada, era una gente muy católica, muy allegada a la iglesia. Entonces tenían en su templo como lo máximo que puede tener una persona en su lugar de origen. Se le dio tanta importancia que no quisieron que se derribara, lo quisieron conservar como un símbolo de identidad de la gente de Santo Tomás”.
Te recomendamos Air Canadá mudará sus operaciones de carga del AICM al AIFA
  • Economía Roberto Valadez

El plan municipal de Desarrollo Urbano de Santo Tomás de los Plátanos detalló que la presa de Santa Bárbara tiene una capacidad de 6 millones 500 mil metros cúbicos de agua.

Planta hidroeléctrica de Santo Tomás de los Plátanos ya no opera

Pese a que el plan de utilizar el pueblo como la planta hidroeléctrica era a largo plazo, ésta ya no está en operación desde la década de 1990. Sin embargo, el vaso es llenado y vaciado, por lo que es eventualmente utilizado por la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Mano del hombre cambió la historia del pueblo

Santo Tomás de los Plátanos era un municipio que tiene como vocación la agricultura. Esto debido a la temperatura y el clima caliente que documenta en comparación a otras partes del Estado de México, pues está ubicado al sur de la entidad, cerca de Michoacán y de la región de Tierra Caliente, la cual tiene presencia de grupos del crimen organizado.

Uno de los atractivos turísticos del municipio es la presa junto con la iglesia. Información del gobierno del Estado de México indicó que la torre que emerge de la presa es uno de los principales atractivos de la región.

En un recorrido realizado por TELEDIARIO se pudo constatar que la edificación se mantiene de pie, pero la presa prácticamente fue vaciada días antes, actividad que, de acuerdo con pobladores, es habitual por parte de las autoridades federales.


A decir de Félix Aguilar, uno de los habitantes con mayor edad junto a la presa, tuvo la oportunidad de trabajar en el proyecto como empleado. Relató que se trató de una obra grande que dio sustento a los habitantes de la zona, aunque al principio hubo resistencia por parte de algunos lugareños.

“Yo desde que llegué con el trabajo ese, yo trabajé en esa cortina… ya se habían hablado con el ingeniero que andaba comprando, pero luego las familias por ahí se le pegaron al ingeniero llorándole porque no querían dejar su pueblo porque tenían mucho que perder”.

Recordó que varios de los vecinos sembraban frutas y verduras, pero que tuvieron que reubicarse y continuar con su actividad en otro punto del municipio. Entre los beneficios que obtuvieron fueron algunos servicios en sus domicilios, como son agua y electricidad.

Hoy, la presa y la iglesia son considerados como atractivos turísticos por parte de la Secretaría de Cultura del Estado de México; no obstante, el que sea vaciada por temporadas hace que las visitas sean irregulares y que actividades como la pesca y el comercio no detonen como en beneficio de los habitantes, informó Esmeralda Peñaloza, una de las vendedoras de la región.

“En realidad hace tiempo que ya no mantiene el agua a un nivel y creo que si nos afecta porque es como un centro turístico, nos afecta en el sentido de que mucha gente se mantiene de ahí de la pesca… ahora sí que la atracción es el agua no, porque vienen a sacarse la una foto, no sé en la cúpula o cerca de y pues no tiene agua, está seca”.

Por lo pronto, el cuerpo completo de la torre de la iglesia de Santo Tomás emerge de la presa, en un aspecto de aridez, no obstante, vecinos confían en que de nueva cuenta sea cubierta por el agua en las próximas como hace habitualmente, a pesar de que la ola de calor. Se espera que el 14 de octubre celebren un año más del hundimiento del antiguo pueblo, fiesta que se desarrolla con música y una misa.

KT


  • Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de TELEDIARIO; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Las más vistas