Gignac subastará balones con arte huichol para ayudar a asociaciones civiles de NL

El proyecto inició hace tres años y hace dos los balones esperan a la subasta; los balones fueron hechos por manos de artesanos huicholes de Nayarit.

/ Cortesía.
Monterrey, Nuevo León /

El futbolista francés André Pierre Gignac sí que aprovecha alcance que tiene como jugador para ayudar a los necesitados y en esta ocasión la misión es subastar 105 balones con arte huichol para ayudar a cinco asociaciones civiles de Nuevo León a través de su fundación.

Gignac quiere dejar su legado no sólo en el terreno deportivo, con el equipo Tigres, sino también en la labor social al ayudar a diferentes agrupaciones dedicadas a ayudar.

“Nosotros algún día nos vamos a ir (…) el legado prefiero que sea en la forma personal”, dijo el nacionalizado mexicano en conferencia de prensa donde se dio a conocer la dinámica para la subasta del próximo 22 de febrero en Casa Gimau.

La Fundación Gignac y COMUNIDAR son las encargadas de la subasta en la que se estarán en puja 105 balones con arte huichol y diseños únicos a sugerencia del mismo futbolista. Dos de los balones serán entregados de forma directa.

El primero a una persona postulante por su labor social y el segundo a la persona que tenga la mayor cantidad de dominadas y lo compruebe a través de video.


Te recomendamos Gignac sobre Nico Ibañez: "No sabía que era tan fuerte"
  • Club Tigres Martha Cedillo


Lo recaudado será donado a las asociaciones civiles Destello de Luz, que da atención a personas de escasos recursos con problemáticas visuales; Cardiochavitos, que apoya a menores con cardiopatías congénitas; Claypa, para niños y niñas con fisura labial o palatina; Debra, organización que ayuda a personas con epidermólisis bullosa y promueve la investigación sobre esta condición hereditaria; y Ya Puedo Escucharte, que auxilia a personas con discapacidad auditiva.

El proyecto inició hace tres años y hace dos los balones esperan a la subasta; los balones fueron hechos por manos de artesanos huicholes de Nayarit.

Durante la conferencia de prensa, Gignac relató que de niño pedía a una de sus abuelas jugar con él al futbol, sólo que su abuela había sido amputada de sus extremidades interiores debido a un accidente.

“Mi abuela a los 2 años tuvo un accidente muy grave, iba a trabajar en los mercados, iba en la mañana a vender ropa de mujer y tuvo un accidente y le cortaron las dos piernas y yo de chiquito estaba tratando de ayudar y siempre tuve un sueño diciéndole que yo quería jugar futbol con ella, a mis cuatro años. ¡Imagínense! Entonces ella tuvo la fuerza para ponerse y trabajar con las prótesis, porque no es fácil, y con un pase que me hizo en el jardín de la casa familiar fue suficiente para darme esa emoción y algo increíble que le había pedido y que parecía imposible para ella… ¡Y lo logró!”, recordó.

Ahora y con esa motivación de fuerza y entereza, el jugador aprovecha su alcance como futbolista para ayudar a los necesitados.




Rja


  • Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de TELEDIARIO; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Las más vistas