Johan Vásquez entra de cambio en el empate del Genoa ante Inter; el equipo del mexicano se aleja del descenso

El defensa ingresó al terreno de juego al minuto 46' en donde sus compañeros ya tenían el empate a un gol, marcador que permaneció durante el resto del encuentro.

Genoa vs Inter, jornada 18-Serie A / CORTESÍA: @GenoaCFC y AFP
Génova, Italia. /

El Génova aplazó el campeonato de invierno del Inter, que se atascó en su visita al Estadio Luigi Ferraris con un empate (1-1) que podría acortar su distancia respecto al Juventus, su principal rival por el título, ahora a cinco puntos de distancia con un encuentro menos.

A dos partidos para el final de la primera vuelta, el equipo dirigido por Simone Inzhagi tenía antes del inicio del duelo cuatro puntos de ventaja sobre el Juventus. Le bastaba una victoria para alcanzar un título simbólico que no sirve para nada pero que otorga algo de respeto. Sin embargo, el empate podría ser suficiente para el Inter si la 'vecchia signora' no gana al Roma este sábado.

El equipo de Inzhaghi acudió a la cita con una victoria poco brillante frente al Lecce. Bien trabajada, pero sin brillo. Seria, pero con lagunas y dudas. Y sin Lautaro Martínez, su referente en ataque, fuera por lesión. El argentino tampoco pudo reforzar el ataque de su equipo contra el Génova y Arnautovic fue titular después de la súper asistencia que dio a Barella. Con un taconazo estratosférico se ganó un puesto en el once y una oportunidad para demostrar que puede remontar una mitad del curso errática.

No defraudó el delantero austríaco, que rompió el malestar provocado por un parón de siete minutos a causa del lanzamiento de bengalas sobre el terreno de juego. Arnautovic recogió un rechace de Josep Martínez, que salvó una volea de Barella pero no pudo evitar el gol del gigantón jugador del Inter. A los 42 minutos Arnautovic acertó, el 0-1 lució en el marcador y se abrieron las puertas al campeonato de invierno para el Inter.


Sin embargo, el Génova, hasta ese instante, se había mostrado como un equipo complicado, correoso, muy molesto y con armas para desajustar en cualquier momento el sistema tejido por Inzhagi. Y, en el tiempo añadido de la primera parte, encontró el premio con un remate de cabeza de Dragusin. Sommer pudo hacer algo más, pero el portero suizo puso la mano un poco blanda y el empate fue inevitable.

En la segunda parte, el duelo siguió por los mismos derroteros. Inquietud en el Inter por las apariciones de las torres del Génova, que a balón parado crearon un peligro tremendo. Y oportunidades para el equipo de Inzhaghi, que no acabaron en gol por la falta de puntería de Arnautovic o por una intervención de Josep Martínez a un remate de Acerbi.


Ambas fueron las ocasiones más claras de un encuentro que se endureció por la competitividad de ambos rivales y por el exceso de juego aéreo en ambos bandos. No hubo mucha más historia y el Inter no captó los avisos de la gris victoria ante el Lecce. Le faltó una pizca de ambición y otra de acierto. Por eso, se quedó sin dos puntos y tendrá que esperar al partido del Juventus para saber si es campeón de invierno.

MPP


  • Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de TELEDIARIO; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Las más vistas