Con Jiménez de cambio, los Wolves pierden ante el Manchester United

El delantero mexicano entró de cambio al 81 disputando solo 10 minutos en la cancha.

    Wolverhampton vs Manchester United / @wolves
Londres, Inglaterra /

A un cuarto de hora del final y en una de las escasas ocasiones que tuvo el partido, Marcus Rashford desequilibró el duelo del Molineux Stadium para darle la victoria por 1-0 al Manchester United y frenar al Wolverhampton, en claro ascenso desde la llegada a su banquillo del español Julen Lopetegui pero frenado por la inspiración del meta español David De Gea. 

Ya está en zona de Liga de Campeones el conjunto de Erik Ten Hag, mientras los Wolves fueron incapaces de despedir el 2022 fuera de las posiciones de descenso. Sigue antepenúltimo el cuadro de Lopetegui que había iniciado su aventura inglesa con buen pie. Con la clasificación en la Copa de la Liga después de superar al Gillingham y con el reencuentro con la victoria en la Premier al vencer al Everton en la pasada sesión. 

Pero la cita ante los Diablos Rojos era otra cuestión mayor. No perdió nunca la cara al partido el Wolverhampton que tuvo sometido a su rival durante varios minutos. Es verdad que sus disparos entre los tres palos escasearon, pero con un ritmo alto y una coordinada presión tuvo arrinconado a los visitantes bastantes minutos.

De hecho, tuvo que aparecer David De Gea para evitar que el equipo de Lopetegui tomara ventaja en el partido. Fue ya en la segunda parte después de un período de tanteo, de intercambio de golpes intrascendentes. Fue en un golpe franco ejecutado de maravilla por Ruben Neves. Iba a gol. Por la escuadra. Pero la estirada impecable del meta español apartó la pelota de la puerta. Era la hora de juego. 

Un cuarto de hora después llegó el gol que lo cambió todo. En una pared de Rashford con Bruno Fernandes. El internacional inglés, en uno de los mejores momentos de su carrera, culminó con acierto. Su tiro superó a José Sá.

Lopetegui le dio ingreso a Raúl Jiménez al 81 para intentar contrarrestar el tanto del inglés, quien anotó el 2-0 que el VAR le anuló por una mano no deliberada.

El Wolverhampton no pudo evitar su cuarta derrota seguida en casa. Se lanzó a por el empate pero sin orden. Fue ahí donde Casemiro se hizo fuerte. Gobernó el centro del campo y frenó cada intento local de progresar. Tuvo el empate en el añadido en un cabezazo de Raúl Jiménez que volvió a convertir en salvador a De Gea. 

MN 

  • Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de TELEDIARIO; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.