Policías de Guerrero involucrados en asesinato de Yanqui Kothan no son vinculados a proceso

La audiencia en la que se determinó la no vinculación a proceso duró más de ocho horas.

Policías involucrados en la muerte de normalista en Guerrero no son vinculados a proceso / Especial
Guerrero /

Luego de casi ocho horas de audiencia al interior de las instalaciones del Poder Judicial Federal en Acapulco, se dio a conocer que los dos policías estatales involucrados en el asesinato del estudiante normalista de Ayotzinapa, Yanqui Kothan, no fueron vinculados a proceso, pues sus representantes legales solicitaron la ampliación del término de 72 a 144 horas.

Una vez fuera de los juzgados, luego de la audiencia, en la cual estuvo presente Lilia Vianey Gómez, madre de la víctima, se reiteró la destitución de funcionarios del gobierno estatal y de seguridad, así como de la fiscal Sandra Luz Valdovinos, esto debido a la exigencia que hicieron las autoridades federales.

En una breve entrevista, la madre del joven explicó que la audiencia se desarrolló de manera favorable para el esclarecimiento del homicidio de su hijo, el cual se registró el pasado 7 de marzo.

Normalistas acudieron a las instalaciones del Poder Judicial Federal

Más temprano, en Acapulco, la psicosis se apoderó de los empleados, ciudadanos y autoridades que se encontraban en las oficinas, mismas que fueron desalojadas antes de las 10:00 horas, esto debido a la llegada de normalistas de Ayotzinapa a bordo de 10 autobuses.

A través de las diferentes plataformas sociales de Facebook y grupos de WhatsApp, los usuarios daban seguimiento a la caravana de estudiantes, los cuales el pasado martes incendiaron las instalaciones de la Fiscalía General del Estado.

“Ya llegaron a la caseta de La Venta”, “Entraron por el viaducto de Metlapil”, “Ya están en la zona Diamante”, “Eviten circular por la zona, son unas bestias salvajes”, mencionaron en distintos grupos.

Fue alrededor de las 9:30 horas cuando los empleados de las delegaciones federales, así como empleados municipales y del estado del Palacio Federal fueron desalojados, temiendo que se vandalizara la sede.

De igual manera, se informó que en la fiscalía regional de Acapulco fueron tomadas las medidas de seguridad ante la posibilidad de que se llevaran a cabo ataques como los que se registraron en la FGE en Chilpancingo.

En tanto, a bordo de los autobuses, pertenecientes a la empresa Estrella de Oro y que llevaban la leyenda "Ayotzinapa" en el parabrisas, el grupo de estudiantes, embozados en su mayoría, bajaron de las unidades y enfilaron hacia las instalaciones del Poder Judicial de la Federación.

Casi de inmediato, Filiberto Vázquez, sacerdote y director del Centro de Derechos Humanos Minerva Bello, se identificó con los normalistas, esto mientras lo acompañaba Lilia Vianey Reyes, madre de Yanqui Kothan.

Más tarde, los manifestantes iniciaron los cánticos, a la vez que lanzaron consignas y dieron lectura a un documento, no sin antes criticar a los medios, a los cuales calificaron de amarillistas por haber publicado que el normalista asesinado la madrugada del 7 de marzo iba alcoholizado, drogado y que supuestamente había disparado.

“Como es posible que este gobierno morenista, que prometía una cuarta transformación, haya sido culpable y testigo de estos hechos (el ataque y muerte de un estudiante) provocados por la policía estatal.

Fue casi alrededor de las 17:00 horas cuando el sacerdote, en compañía de la madre del normalista asesinado, salieron para expresar que, tras las renuncias del secretario general de gobierno, Ludwig Marcial Reynoso Núñez, del secretario de Seguridad Pública, Rolando Solano Rivera, y la exigencia de sacar a la fiscal Sandra Luz Valdovinos Salmerón, solicitaron que los nuevos funcionarios que ocupen dichos cargos no sean militares.


DR

  • Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de TELEDIARIO; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Las más vistas