Cárteles de México usan DRONES y armas 'tuneadas' para robar ropa Calvin Klein en carreteras

En años pasados, el crimen organizado robaba camiones de carga con armas cortas y aprovechando la sorpresa; sin embargo, se han actualizado, utilizando armas tuneadas y estrategias utilizadas por ejércitos en guerras.

El crimen organizado ya utiliza armas largas para robar camiones de carga / Especial.
Ciudad de México. /

Los cárteles del crimen organizado se han actualizado en el robo a tráileres de carga. Desde hace poco menos de tres años, las organizaciones delictivas implementan, a lo largo de las carreteras, tecnología y estrategias utilizadas en guerras, con el objetivo de robar productos más vendidos en el mercado negro.

De acuerdo con un estudio de la empresa especializada en seguridad privada, Círculo Logístico, se identificaron a seis cárteles y 74 brazos armados que se apoderaron del delito de robo de mercancía en carreteras, que deja ganancias al crimen organizado de, al menos, 4 mil 100 millones de dólares al año.

A este tipo de delito también se le adjudica un aumento en el uso de violencia y tácticas similares a las que usan los ejércitos en conflictos bélicos.

¿Cómo operan los criminales que roban tráileres de carga?

Según informes, los grupos delincuenciales, para cometer los robos a los camiones de carga toman diversas estrategias:

  • Se abren paso a punta de balazos contra los operadores
  • Amenazan de muerte a los empleados de parques industriales y centros de distribución para sacarles información de horarios, rutas y placas de sus blancos
  • Dan seguimiento específico a los camiones utilizando drones con inhibidores de GPS, que desactiva el monitoreo satelital de las empresas.
  • Cargan con baterías de alto voltaje para “volar” las chapas electromagnéticas de seguridad, así como equipos de radiofrecuencia que interfieren con las cámaras de vigilancia para impedir que se graben videos al interior y exterior de los tráileres al momento del robo
  • Utilizan ponchallantas elaboradas con materiales de alta resistencia, como las que avientan al paso de convoyes militares, o fusiles de alta precisión de origen ruso –12.7x108 mm, por ejemplo– para perforar las llantas a distancia, incluso si tienen una goma que las recubre.
“Tenemos calculado que el 20 por ciento de la gente de la industria (de transporte y distribución) que trabaja con ellos lo hace por dinero; pero el 80 por ciento de esas personas están amenazadas de muerte directamente, o sus familias”, dijo Héctor Romero, vicepresidente de la Comisión de Seguridad y Justicia de Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Según Romero, hace años, los criminales robaban los camiones de carga con armas cortas, ayudándose de la sorpresa y el shock; sin embargo, explicó que hoy cometen sus robos con rifles de alto poder y armas modificadas para perforar el blindaje de los camiones de carga.

Se tienen indicios de que las organizaciones criminales que cometen los robos a camiones de carga son los cárteles de Jalisco Nueva Generación (CJNG), del Golfo, del Noroeste, de Sinaloa, la Unión Tepito y de Tláhuac.

“Van a hacer todo lo posible por hacerse de mercancía muy específica que ya tenemos perfectamente ubicada y que es la que más violencia está causando en las carreteras del país”, señala Héctor Romero.
El crimen organizado ya utiliza armas largas para robar camiones de carga / Especial.

¿Qué es lo que más roba el crimen en caminos y autopistas?

Datos de la empresa Círculo Logístico apuntaron a que, en 2023, lo más robado en caminos y autopistas fueron alimentos y bebidas, seguidos de electrodomésticos, material de construcción, autopartes, ropa y calzado, donde al parecer el crimen ya tiene gustos específicos.

Alimentos

En alimentos y bebidas, los objetivos principales de los criminales son galletas, latas de chiles y atún. Estos robos suelen cometerse entre las 05:00 y 07:00, cuando ya están los inventarios de los puestos de tianguis y mercados abastecidos por el crimen organizado, explicó Héctor Romero.

Para el mediodía, a esa mercancía se le habrá perdido el rastro, pues la Guardia Nacional apenas está interrogando al chofer asaltado.

Electrodomésticos

Entre los electrodomésticos, las pantallas planas, planchas, lavadoras, radio y audífonos son imanes para el crimen organizado.

Y esto es peor en temporada navideña o cerca del Día de las Madres. Los cárteles roban más y con mayor violencia, pero con una lógica distinta a la de alimentos y bebidas: no revenden, sino que regalan. Y lo hacen para ganarse la protección de los vecinos vulnerables bajo el pretexto de quitar a los ricos para darle a los pobres”, explica Romero.

Materiales de construcción

Enseguida de esas mercancías, les sigue el muy codiciado material de construcción, principalmente cemento, arena y varillas; cargar con eso requiere tanta secrecía como si se tratara de oro, petróleo o agua en tiempos de sequía. Luego, son codiciadas por el crimen las autopartes que suelen dañarse en choques, como cristales, defensas y salpicaderas.

Ropa de marca

Finalmente, explicó el especialista, pareciera que los grupos del crimen organizado encontraron cierto gusto por atacar camiones que trasladan de marcas de ropa ciertamente cara, pues con otro tipo de prendas suelen ser permisivos.

Específicamente, el crimen tiene una especie de fijación con la ropa deportiva y la perteneciente a marcas como Hugo Boss, Calvin Klein o Ermenegildo Zegna.

“Y la ropa, claro. Es muy peligroso ya transportar ropa de marca en este país. Pero no cualquier tipo ni marca. Hay una fijación por ropa deportiva y por marcas muy particulares como Hugo Boss, Ermenegildo Zegna, Calvin Klein… Lo más robado son pantalones, camisas, cinturones y, en mujeres, ropa interior”.

Robos a camiones de carga se cometen con violencia extrema contra choferes

En los últimos años, acusa, también han crecido los “robos sobre pedido”, es decir, cárteles piden a brazos armados que vayan tras mercancía específica a toda costa.

Esos suelen ser los atracos más violentos, pues las organizaciones criminales pagan a grupos más pequeños un adelanto para garantizar el robo; si no se logran, los brazos armados deben devolver ese dinero e, incluso, pagar una especie de “multa” por incumplimiento.

Son los casos que típicamente circulan viralmente en redes sociales: criminales que disparan contra el conductor apenas han puesto un pie fuera del auto, que no titubean en reventar las chapas a balazos porque saben perfectamente lo que hay adentro, que tienen cómplices repartidos en varios tramos para no fallar con el robo a la empresa.

“En algunos casos, así me lo han comentado los propios choferes, no sólo los golpean o los tablean. Hemos tenido casos de choferes violados”, asegura Héctor Romero.


No se trata de agresiones sexuales en las que se busca el placer, sino humillar al otro para que sepa quiénes son los que tienen el poder en los caminos.

Muchos choferes han tenido que crear sus propias estrategias para ponerse a salvo. Algunos viajan con la caja del camión o tráiler abierta –aunque eso amerite una infracción– para que los criminales vean que no traen carga; otros, meten en los zapatos celulares de baja gama, pero con GPS, que ayude a sus familiares a localizarlos si son desaparecidos con la esperanza de que la batería dure lo suficiente para ser hallados.

Se encarece la tecnología y la seguridad

Lo anterior contribuye a una inflación para los compradores, aumento que responde no sólo a las pérdidas causadas por el robo de producto, sino a la violencia asociada al mismo.

“Esto lo notan los consumidores en el precio final de las mercancías”, confirma Romero. “Todo ha subido, en promedio, 20 por ciento el valor del producto, porque las empresas de transporte tienen que hacer cada vez más gastos en seguridad. Y debido a la violencia y tecnología del crimen, esta protección resulta muy cara, porque hay que estar, mínimo, a la par de los cárteles”.


Blindajes con cerámica de última generación, chalecos balísticos de bajo peso que permitan al operador correr para proteger su vida, GPS de alta precisión que resista los inhibidores del crimen organizado, chapas electromagnéticas y de cierre automático, circuitos cerrados de videovigilancia en las cabinas y vehículos escolta que funcionan como muro contra los criminales son las medidas que más contratan e implementan las empresas.

Los precios de los seguros contra robo también se han ido al cielo, explica el especialista. Para muchas empresas ya son impagables, especialmente para quienes trabajan en las rutas del Estado de México, Puebla, Hidalgo, Tlaxcala y Veracruz, que es donde más robos ocurren y donde más choferes desaparecen.

“El producto más caro es el que no llega al anaquel. Es carísimo para una empresa que su mercancía no esté en las tiendas y el de la competencia sí, así que se pagan millones de pesos en seguridad, pero muchas veces ni así se puede garantizar que llegue el pollo, el aguacate, los enlatados o el azúcar a los municipios. Es una desgracia”.

Ante esta realidad, la empresa privada Círculo Logístico calcula que en México hay un déficit de unos 70 mil choferes de transporte de carga por miedo a ser las siguientes víctimas del crimen organizado.

Los más veteranos se jubilan antes; los más jóvenes ni siquiera atienden las convocatorias. Muchos otros emigran buscando trabajo en Estados Unidos, donde se ofrecen sueldos más altos. Los que se quedan saben que van a un oficio de muerte.

KT

  • Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de TELEDIARIO; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Las más vistas