Terrorista de ISIS confiesa que quería matar a George Bush y escapar a México

El terrorista de origen iraquí detalló que, luego de matar al ex presidente de los Estados Unidos, George Bush, se ocultaría en México.

El ciudadano iraquí llegó a Estados Unidos con una visa de turista, pero luego comenzó con su carrera terrorista / Antonio Texta.
Ciudad de México. /

Shihab Ahmed Shihab Shihab, ciudadano iraquí que presuntamente pertenecía a ISIS, fue arrestado en 2022 y tenía planeado asesinar al ex presidente de Estados Unidos, George W. Bush, confesó que su plan era escapar de Estados Unidos a través de México.

De acuerdo con el ciudadano iraquí, tomó videos a la fachada y la granja propiedad del ex presidente en Texas, reveló que tenía conexiones con la organización terrorista ISIS, pues todo formaba parte de un complot que existía para vengar la muerte de miles de sus connacionales en la Operación Libertad Iraquí.

Shihab Shihab, de 53 años, fue arrestado en 2022, cuando le indicó a la corte de Ohio que ya había logrado que, al menos, tres iraquíes ingresaron a Estados Unidos para cometer el crimen; sin embargo, gracias a un seguimiento de los agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI) logró tenerlos antes.

Diversos documentos judiciales dieron a conocer que el terrorista recibió sentencia el 12 de febrero, cuando el juez Michael H. Watson determinó que Shihab tendrá que pasar 178 meses en prisión (cerca de 15 años). No obstante, cuando salga de prisión seguirá supervisado por otros 15 años.

Terroristas buscan ingresar a EU por México

El caso de Shihab Ahmed no es el único en el que una persona relacionada al terrorismo que trata de llegar a los Estados Unidos a través de México.

Durante el año 2022 arrestaron a 98 presuntos terroristas. Para 2023, la cifra se elevó a 169, representando un aumento del 72 por ciento, cantidad desproporcionada si se compara con las detenciones registradas en la frontera con Canadá, donde sólo han sido arrestados cuatro terroristas en los últimos dos años.

Esto llevó a que diversos actores políticos alertaran sobre los ingresos de terroristas a territorio norteamericano, luego de que se hacen pasar por refugiados y solicitaran asilo desde México.

Pese a que parecía una amenaza seria, en un principio no se le hizo mucho caso, debido a que parecía sólo un tema de acusaciones entre demócratas y republicanos; aunque esto cambió en mayo de 2023, cuando el congresista Darrel Issa aseguró que tenía información de un terrorista detenido en Tijuana.

Según el republicano, la Patrulla Fronteriza logró la detención cuando el supuesto terrorista, de origen afgano, estaba tratando de cruzar la frontera junto a otros migrantes desde Otay, una delegación de Tijuana.

Posteriormente, el congresista pidió varias exigencias en contra de la permisividad del gobierno del presidente Joe Biden al respecto.

Joe Biden fue criticado por su política en la frontera con México / Archivo.

No obstante, fue hasta agosto de 2023 que las alarmas se encendieron, cuando la Casa Blanca reconoció que se encontraba investigando a un contrabandista extranjero que había ayudado a pasar la frontera desde México a decenas de persona.

El problema radicaba en que no era un simple “pollero”, sino que tenía conexiones con la organización terrorista del Estado Islámico (ISIS), pues se dedicaba a trasladar ciudadanos de Uzbekistán que buscaban asilo a través de la frontera entre Estados Unidos y México.

La investigación de TELEDIARIO encontró sólo una investigación tímida, donde  se indicó que más peticionarios esperaban en calles de Tijuana.

EU publica lista de vigila de terrorismo en la frontera con México

Luego de casos como los anteriormente nombrados, el Departamento de Seguridad Nacional publicó un informe de la oficina de análisis e inteligencia en 2024, con nombre Evaluación de las Amenazas a la Nación, donde se reconoce el creciente número de personas fichadas en la Lista de Vigilancia en la frontera con México.

“Como parte del aumento general en la migración, también nos hemos encontrado con un número creciente de personas en la Base de Datos de Detección de Terroristas (TSDS, por sus siglas en inglés). La inclusión en la TSDS abarca desde asociados conocidos de empresas, familiares hasta individuos directamente involucrados en actividades terroristas”.

¿Quién es Shihab Ahmed, el presunto miembro de ISIS que quería matar a Bush?

Shihab Ahmed nació en Irak, pero llegó a Estados Unidos en septiembre de 2020, cuando ingresó como miles de personas, es decir, con una visa de turista, asegurando que sólo quería conocer al país. Su objetivo era muy diferente a ese, pues quería matar al ex presidente Bush.

Para marzo de 2021, Shihab Ahmed puso en marcha la segunda parte de su plan y presentó una solicitud de asilo ante el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, donde afirmó que tuvo una vida difícil y quería traer a su familia desde Irak y comenzar una nueva vida.

La historia contada por el terrorista era parcialmente cierta, pese a que nació en una familia acomodada y asistió a la Universidad Al-Iraqia, donde se graduó en Alfabetización y Artes en 1994. Cuatro años después se casó y tuvo cinco hijos.

Los investigadores descubrieron que, en 2003, durante los años de la guerra en Irak, Shihab Ahmed dejó el arte y se unió a la resistencia.

Años después, desesperado porque no lo reportaran de Estados Unidos, le pagó a un falsificador de documentos para que le hiciera un acta de divorcio, pues como última opción tenía casarse con una estadunidense para obtener la green card.

Durante el primer año en Estados Unidos anduvo vagando entre Indianápolis, Indiana y Columbus, estado de Ohio, donde trabajó en un mercado Halal para musulmanes y en restaurantes. Sin embargo, Shihab también incursionó en otros negocios, como el tráfico de personas desde Medio Oriente, con una escala en México y destino final Estados Unidos.

Fue así que, un hombre al que llamaremos testigo confidencial CS2 llegó hasta Shihab. Este hombre realmente era un cooperador del FBI quien se hacía pasar por un familiar de una persona en Irak que deseaba llegar a Estados Unidos de manera ilegal.

Durante el primer encuentro Shihab le dijo que el costo por traer a su hermano sería de 40 mil dólares, con un pago por adelantado de 10 mil billetes. El costo era alto, pero el traficante de personas aseguró que sin importar los obstáculos, su familiar llegaría.

Shihab le explicó al infiltrado que el corazón de la operación estaba en México; ahí obtendría ilegalmente una visa de la Embajada de México en Egipto o Turquía. Todo el proceso tomaría 30 días y su hermano debería permanecer en territorio mexicano durante dos semanas. Una vez que el pariente llegara a Estados Unidos, incluso lo ayudaría a conseguir un trabajo.

Shihab Ahmed, primo de un ex líder de ISIS

El infiltrado CS2 apretó más la tuerca para obtener más datos. Insinuó que su hermano tenía vínculos con “cierta organización”, y dejó entrever que esta era terrorista.

Shihab le dijo que eso no le importaba, incluso le reveló que apenas hace unos días (ese año 2021) introdujeron a tres iraquíes por la misma ruta: Irak, México, Estados Unidos.

Esta parte de la historia la cuenta otro infiltrado del FBI, al que llamaremos CS1, alguien que al parecer y antes de colaborar con el gobierno de Estados Unidos, era parte de la red de tráfico de personas de Shihab.

A él Shihab le envió, a través de un mensaje encriptado, la fotografía del hermano de CS2. Le informó que sería uno de los próximos que traerían desde medio oriente.

Según documentos judiciales de la corte de Ohio obtenidos por este diario, el FBI le pidió al informante CS2 que inventara que su supuesto hermano se había unido a ISIS y había luchado en muchas batallas.

Fue así que CS2 le contó a Shihab que cuando el Estado Islámico comenzó a perder el control de los territorios, su hermano escapó a Kirkuk, en Irak: sin embargo, debido a que se desató una búsqueda de gente que había luchado con ISIS, su hermano huyó a otra ciudad iraquí.

Ahí fue capturado por la agencia de inteligencia del Gobierno Regional de Kurdistán, la Asayish, y detenido por un corto período.

Los migrantes de Irak llegaban a Tijuana y así cruzaban la frontera | Reuters


La historia que contó CS2 era espectacular y Sihab la creyó completa:

Su hermano había logrado sobornar a miembros de la Asayish antes de su juicio por lo que fue puesto en libertad, sin embargo, no podía permanecer en Irak debido a que su nombre estaba en una lista de personas buscadas; escapó a Gaziantep, Turquía, y ahí, también con sobornos, renovó su pasaporte.

El infiltrado CS2 lanzó una pregunta a Shihab, que acabaría condenándolo: —“¿Esto te causaría algún problema?”—.

Shihab respondió que no sería ningún problema tal afiliación terrorista, y a continuación confesó que su primo era Abu Bark Al-Baghdadi, un conocido ex líder de ISIS, célebre porque en 2014 proclamara al Estado Islámico como un califa​to, exigiendo obediencia a los musulmanes de todo el mundo. Este líder en 2019 se suicidó con una bomba en territorio sirio.

Durante otra reunión, Shihab le informó a CS2 que sus cómplices le reportaron que había un problema de seguridad y por lo tanto su hermano primero tendría que viajar a Brasil, luego pasar por México y finalmente iría a Estados Unidos.

En diciembre del 2021 también le contó que acababa de introducir en Estados Unidos a dos personas asociadas con la organización terrorista Hezbollah, a quienes les cobró 50 mil dólares a cada uno. Y esa misma cantidad tendría que cobrar por traer al supuesto hermano.

En noviembre del 2021 todo empezó a cobrar más velocidad. El informante CS1, su cómplice que colaboraba con el gobierno, recuerda que durante una de las reuniones Shihab le informó que había que traer a cuatro ciudadanos de Medio Oriente.

Este le preguntó si tenían nexos con Hezbollah, como los anteriores:—“¿Están limpios o sucios?”— le lanzó directo.

Shihab primero evadió y le contestó con argumentos logísticos: serían cuatro ciudadanos iraquíes que primero llegarían a Brasil, después se trasladarían a México desde donde esperarían a que los cruzaran a Estados Unidos.

CS1 insistió: —No importa la afiliación pero si necesitamos saber para poder hacer los arreglos necesarios. ¿Son de ISIS?

Fue entonces que Shihab finalmente le confesó que, en efecto, esas cuatro personas estaban con “ellos” (con ISIS) y que “no estaban limpios”. Para tratar de convencerlo de unirse al plan incluso le contó más detalles de su propio pasado.

Por ejemplo, le dijo que antes había ayudado a la resistencia iraquí, matando a muchos estadunidenses en Irak entre el año 2003 y el 2006. Según las investigaciones, Shihab hacía referencia a Al-Qaeda en Irak (“AQI”) o Daesh (ISIS), que surgiera de aquella organización terrorista. Le contó que transportaba vehículos y armas desde Siria a Irak y otros suministros para la resistencia.

Finalmente, le explicó que los ciudadanos que necesitaban traficar no estaban “limpios”, por lo que primero tendrían que ir a Brasil, hacer ciertos arreglos y después llegarían a México. Eran cuatro personas que traería de medio oriente y lo ayudarían a asesinar al expresidente.

¿Cómo pensaban matar al ex presidente Bush? 

Según el testimonio, uno de los cuatro ciudadanos que vendrían a matar al expresidente, era el secretario de una organización financiera de ISIS.

El plan era que, cuando llegaran a Estados Unidos, tendrían acceso a grandes cantidades de dinero que ya habían recaudado. Planeaban utilizar a un concesionario de automóviles en Ohio para que actuara como ‘hawala’ (sistema informal de transferencia de fondos) y canalizar el dinero hacia Estados Unidos del secretario del Ministro de Finanzas de ISIS.

El plan era matar al ex presidente George W. Bush, quien tenía una casa y una granja en Texas muy conocida mediáticamente. Una vez que lo asesinaran, los cuatro integrantes de ISIS saldrían subrepticiamente por la garita con destino a México, país donde se refugiarían.

“Dijo que deseaban matar al ex presidente Bush porque sentía que era responsable de matar a muchos iraquíes y de destrozar a todo el país de Irak. Basándome en mi formación y experiencia, así como en mi conocimiento de esta investigación, creo que se refería a la Operación Libertad Iraquí que fue el conflicto armado que comenzó en 2003, durante la presidencia de George W. Bush”, declaró durante el proceso judicial un agente del FBI experto en terrorismo.
George Bush fue espiado en su granja de Texas / Archivo.

El 13 de enero de 2022, durante una reunión en persona que fue grabada por CS1, Shihab le informó que pertenecía a una unidad terrorista que era conocida como ‘al-Raed’, que significa “trueno” en árabe.

“No le importaba si moría, ya que estaría orgulloso de haber estado involucrado en matar al ex presidente Bush”, manifestó el agente especial.

El pequeño grupo incluso viajó a Texas, para poder espiar y grabar al ex mandatario. Luego de algunas semanas consiguieron armas de fuego e incluso un uniforme de trabajo rudo de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos.

Finalmente, el 20 de abril de 2022, Shihab fue interrogado por el FBI. Le dieron la oportunidad de contar todo lo que sabía de las organizaciones terroristas.

Shihab Shihab reveló que, en efecto, conocía a personas que operaban una gran red de tráfico de personas a quienes podían introducirlas desde otros países a través de la frontera entre Estados Unidos y México.

En la investigación se corroboró que el departamento de Inmigración había informado al FBI que Shihab poseía información sobre un miembro de ISIS, que recientemente había sido introducido clandestinamente a los Estados Unidos.

Shihab fue detenido pero nunca aceptó que había un plan para asesinar al presidente de Estados Unidos. Un documento oficial fechado el 5 de febrero del 2024 señala que los fiscales pensaban que sí estaba involucrado:

“La asistencia de Shihab fue diseñada para ayudar en el asesinato del ex presidente Bush, como conducta constitutiva de delito federal de terrorismo. [Fue] Impulsado por las emociones y las secuelas de la guerra en Irak, sin mencionar su deseo de obtener ganancias financieras”, dijo la Fiscalía de Ohio en una audiencia.

Según la Fiscalía y para explicar el perfil psicológico de Shihab, añadieron que él fue testigo de una gran cantidad de violencia y muerte durante la guerra, además de que estuvo en cautiverio y fue torturado por los sirios. Acabó perdiendo su hogar, su estabilidad financiera y finalmente, su matrimonio.

“La historia y las características del acusado [durante la posguerra] demuestran la astucia de un sobreviviente educado dispuesto a hacer cualquier cosa por dinero”, acusaron.


KT


  • Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de TELEDIARIO; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Las más vistas