Guerra entre 'El Mayo' y 'Los Chapitos' dentro del Cártel de Sinaloa dispara tráfico de armas

Fuentes del gobierno de Estados Unidos confirmaron que la célula de 'El Mayo' Zambada organizó el tráfico de armas de fuego para tratar de aniquilar a los hijos de 'El Chapo' Guzmán.

El Cártel de Sinaloa libra un guerra interna. | Reuters
Culiacán, Sinaloa /

Las disputas internas dentro del Cártel de Sinaloa han generado una escalada en la adquisición de armas, resultando en la entrada ilegal de cientos de armamentos de alto calibre y miles de municiones a México. Este suministro armamentístico alimenta el conflicto entre Los Chapitos y Los Valenzuela, quienes luchan por el control de la organización criminal.

Fuentes gubernamentales estadunidenses confirmaron a MILENIO que la célula que opera para Ismael “El Mayo” Zambada organizó el tráfico de armas de fuego, municiones, equipo táctico, vehículos blindados y chalecos balísticos, principalmente desde Estados Unidos, a través de redes del propio cártel o por vías externas, para tratar de aniquilar a los hijos de Joaquín, El Chapo, Guzmán.



Las fuentes consultadas detallaron que, como parte de la escalada de violencia y la llegada de arsenales altamente letales, durante este conflicto fue asesinado el anterior líder de la organización, Gabriel Valenzuela Valenzuela, en 2020, lo que recrudeció la guerra.


Conversación del 29 de mayo de 2020
Jorge: ¿Podrías conseguirme las 'minimis' (minigun) en Las Vegas?Alfredo: Déjame revisar. Es que con esto del coronavirus las cosas a veces se regresan. Jorge: No, chalecos no, pero necesito cascos. Alfredo: Espero que (el covid) termine pronto. ¿Cuántos chalecos?, ah perdón, ¿cuántos cascos? Jorge: Ah, sí, ¿un casco puede soportar un (calibre) 308? Alfredo: Voy a revisar si hay para ese calibre. Jorge: Necesito unos 100 señor. Dame los 100. Alfredo: Correcto, permítame señor, ya le respondo. Jorge: Es que tengo unos 300 monos y los estoy equipando. Alfredo: ¿Son muchos señor?, pero sí, le faltan un par de palos para que todos estén bien equipados. Jorge: Sí señor, todo lo que llegue consíguelo. Chalecos, cascos y palos. Y cargadores, necesito muchos para Ak47 y para las 'R' (AR15), probablemente), señor.


En medio del conflicto con Los Chapitos, Jorge Valenzuela encargó a Alfredo Lomas Navarrete, uno de los principales traficantes de su organización, cientos de armas de grado militar. Desde rifles calibre .50, subametralladoras y lanzagranadas, hasta rifles de asalto y pistolas, además de decenas de miles de municiones. Y la joya de la corona: al menos una ametralladora pesada Browning.

Varios mensajes interceptados a los que MILENO tuvo acceso muestran cómo Jorge Valenzuela, hoy detenido en Estados Unidos, y Alfredo se ponían de acuerdo para conseguir las armas.


Conversación del 22 de mayo de 2020
Jorge: Necesito granadas y 'papas' (lanzagranadas) señor. Alfredo: Genial señor. La semana pasada me ofrecieron granadas. Había 3. Déjame checar. Les voy a decir que traigan la 'skar' (SCAR, rifle de asalto).


En los mensajes se revela que Jorge Valenzuela compraba cargamentos de armas y municiones de cientos de miles de dólares. Además, Valenzuela hacía pedidos específicos, como rifles antiaéreos calibre .50, y ametralladoras minigun.

“Esas armas de fuego y municiones fueron usadas por la organización para atacar fuerzas mexicanas de seguridad, miembros de cárteles rivales y civiles inocentes”, asegura la fiscalía estadunidense, según registros judiciales. .

La mayoría de las armas eran conseguidas en tiendas en California, Arizona y Nevada, y después traficadas por tierra hacia México por los puertos de entrada de San Diego y Arizona.

De acuerdo con las fuentes estadunidenses consultadas, Los Valenzuela son de las principales células del Cártel de Sinaloa en traficar cocaína hacia Estados Unidos, además de fentanilo, heroína, metanfetamina y mariguana, liderada actualmente por Juan Francisco Valenzuela Valenzuela.

Jorge Valenzuela cayó ante las autoridades antes de vengar la muerte de su hermano. Agentes de Investigaciones de Seguridad Interna (HSI) empezaron a identificar jets privados que usaba la célula, hasta que el 20 de octubre de 2020 detuvieron a Jorge cuando viajaba en uno de esos jets. Tenía 15 celulares en su poder. Luego identificaron un parque de camiones en Otay Mesa, California, perteneciente al cártel, donde aseguraron más de 3 millones de dólares, cocaína y fentanilo. Además de 20 mil balas calibre .50, mil balas calibre .40, chalecos antibalas. Ahí detuvieron a tres operadores de Jorge.

Y así siguieron revisando casas pertenecientes a la célula, donde aseguraron más armas, efectivo y drogas. También lograron detener a la hermana de los Valenzuela, Wuendi Yuridia Valenzuela Valenzuela. Tenía 5 millones y medio de dólares en relojes.

En total, 80 personas han sido acusadas dentro de esta conspiración, por delitos como tráfico de drogas, lavado de dinero y tráfico de armas, muchas de ellas que han sido detenidas ya y que han llegado a acuerdos de culpabilidad, entre ellos Alfredo Lomas, a quien sentenciaron a 15 años de prisión tras ser detenido y acusado de narcotráfico. Mientras que Jorge Valenzuela, tras llegar a un acuerdo de culpabilidad en febrero de 2022, se encuentra esperando su sentencia.


cog 

  • Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de TELEDIARIO; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Las más vistas