Alfredo Del Mazo, el último heredero de Atlacomulco que entrega el poder a Morena

Tras la derrota en las elecciones de la entidad, el futuro del partido es incierto; la coalición rumbo a 2024 tampoco está asegurada.

El mandato de Alfredo Del Mazo en Edomex concluirá en septiembre de 2023/ Ariel Ojeda; diseño: Antonio Texta
Estado de México /

Cuando despertamos el PRI ya no estaba ahí. En tan sólo cuatro años, durante la dirigencia de Alejandro Moreno, el otrora poderoso y único partido de México, está en vías de convertirse no sólo en un partido satélite, sino a punto de desaparecer.

Atlacomulco, el mítico grupo que alguna vez fue sostén político del priismo en el Estado de México, no pudo retener su enclave y tocará al heredero del linaje más priista y más mexiquense, tercera generación de gobernador, Alfredo del Mazo, entregar el poder a la morenista Delfina Gómez Álvarez.

El PRI no pudo retener su enclave y tocará al heredero del linaje más priista entregar el poder a la morenista Delfina Gómez Álvarez. / Jorge Carballo

Alejandra Del Moral tuvo que enfrentar más de 20 puntos de desventaja en las encuestas desde antes del inicio de la campaña, pero también sortear las demandas de cambio y el discurso de Morena sobre la corrupción del PRI y el PAN. El PRI se volvió más un lastre que un activo para la candidata. “No estoy pensando en el PRI”, respondió cuando le preguntaron si de la elección mexiquense dependía el futuro del partido.

El PRI no pudo retener su enclave y tocará al heredero del linaje más priista entregar el poder a la morenista Delfina Gómez Álvarez. / Jorge Carballo

Durante los 59 días de campaña la candidata a la gubernatura de Va por el Estado de México, estuvo acompañada de los principales liderazgos panistas como Marko Cortés, Enrique Vargas del Villar, Santiago Creel, Lily Téllez, Vicente Fox, entre otros. Además de que fue la oradora principal en los 34 años de la fundación del PRD junto con Jesús Zambrano y Miguel Ángel Mancera.

Ni en sus actos de fin de semana fue visto el gobernador Alfredo del Mazo; incluso priistas consultados detallan que el mandatario -nieto de Del Mazo Velez e hijo de Del Mazo González- “pidió a su gabinete no asistir a los actos de campaña, para evitar quejas”.

Aunque Del Moral negó que la hayan dejado sola y sostuvo que la ausencia de su correligionario obedecía a una nueva forma de hacer política. Otros exgobernadores, fuera de Atlacomulco la acompañaron y respaldaron como Eruviel Ávila de Ecatepec; así como César Camacho Quiroz y Emilio Chuayffet de Toluca.

La candidata a la gubernatura de Va por el Estado de México estuvo acompañada de los principales liderazgos panista / Octavio Hoyos Moreno

Los pocos exponentes del grupo priista herederos de Isidro Fabela y de Carlos Hank González, que daba la bendición a los gobernadores se diluyeron desde antes de la campaña: el ex presidente Peña Nieto optó por un autoexilio en España. Sus principales operadores: Luis Videgaray y Aurelio Nuño dejaron la política nacional y se refugiaron en la academia, pero en Estados Unidos, lejos, muy lejos de las pesquisas del actual gobierno.

Arturo Montiel, al no poder impulsar a Ana Lilia Herrera, estuvo presente en algunos eventos y luego cayó enfermo, lo que terminó por sacarlo de la actividad política mexiquense.

Los votos, el presente y la realidad fueron más fuertes que el Grupo Atlacomulco, del que ya no quedan representantes, ni fuerza política, ni Estado que gobernar, solo su Señor del Huerto que les recordará viejas glorias a manera de escrituras.

La caída de Alejandra del Moral en las urnas en los comicios de este domingo, también deja mal parado al tricolor en las mesas de negociación de la alianza Va por el Estado de México, donde para sobrevivir deberá entregar-quiera o no- su estructura al PAN y alcanzar algunos espacios en el Congreso de la Unión.

Para sobrevivir, el PRI deberá entregar su estructura al PAN y alcanzar algunos espacios en el Congreso / Javier Ríos

PRI deberá pasar batuta al PAN rumbo a 2024

La apuesta del PRI y de toda la Alianza era el milagro en el Estado de México, con Alejandra del Moral como su salvación para mantener la esperanza en 2024.

Con un PRI que todavía se lamía las heridas por la estrepitosa derrota de José Antonio Meade en 2018, en agosto de 2019 Alejandro Moreno llegó a la presidencia del Revolucionario Institucional arrasando en la contienda interna con más de 2 millones de votos y su partido gobernando 12 entidades.

En su primeros procesos electorales de 2021, a pesar de haber logrado mayores espacios en la Cámara de Diputados, hasta donde incluso llegó él, perdió ocho gubernaturas, siendo la más simbólica, Campeche, que gobernaba antes de tomar el cargo partidario, donde dejó a un incondicional para sucederlo y postuló a su primo, Christian Castro Bello como abanderado y pese a la operación tricolor cayó derrotado.

Al año siguiente, la pérdida de gubernaturas y la incapacidad en la operación electoral, fue aún más evidente pues no solo perdió dos estados más, para llegar a la frágil cifra de dos gobiernos, sino que la secretaria General del partido, Carolina Viggiano- nominada por el PAN- perdió dos a uno en Hidalgo.

Con una evidente y hasta irreparable distancia de sus ex gobernadores -muchos de ellos diplomáticos del gobierno de Morena-, Alejandro Moreno operó solo esos comicios y el resultado fue la derrota en las urnas.

Con un partido mermado y con la obligación de mantener el principal bastión priista, Estado de México, el 17 de noviembre de 2022 anunció junto con los líderes del PAN, Marko Cortés y del PRD, Jesús Zambrano, que irían juntos en la aventura electoral de 2023 y que el PRI llevará mano en la selección de candidato.

Elegir a Manolo Jiménez fue un trámite fácil; el caso de Alejandra del Moral se tuvo que apagar muchos fuegos, principalmente el de la diputada Ana Lilia Herrera, que más tarde se sumaría de lleno.

Con la candidatura de Del Moral viento en popa- que llevaba hasta la bendición del gobernador Alfredo del Mazo- la siguiente aduana fue revertir las encuestas que marcaron siempre como ganadora a la abanderada de Morena, Delfina Gómez.

La candidata Del Monreal siempre ha estado abajo en las encuestas.

Días antes de los comicios, entrevistamos al dirigente de la fracción priista, Plataforma por la Refundación del PRI, Fernando Lerdo de Tejada, quien destacaba que Alejandra del Moral fue capaz de cerrar la competencia, pero también “el daño que ha le ha hecho al partido Alejandro Moreno y que la alianza de PRI, PAN y PRD no es suficiente para ganar los comicios presidenciales, se deben abrir a la sociedad”.

Lerdo de Tejada explicó que lo que han hecho políticamente los dirigentes del PAN, PRI y PRD es operar a favor de sus intereses, excluyendo a una sociedad civil ávida de participar en los procesos de decisión.

Para el PRI, dijo, se complican su papel en las mesas de negociaciones, pues con apenas dos gubernaturas y una dirigencia desprestigiada, sólo queda acatar lo que ordene el PAN para la selección de candidatos en 2024.

“El problema es y siempre ha sido, Alejandro Moreno, entonces el PRI está perdiendo, no solo militantes y personajes muy importantes de la vida política nacional, que han sido la fuerza del partido, sino que además está perdiendo muchísimos simpatizantes porque estamos bajo una dirigencia corrupta y desprestigiada”, dijo.

Priistas consultados afirmaron que con la pérdida del Estado de México, Alejandro Moreno “priorizará” el registro de su nombre como candidato número 1 a senador plurinominal, “para blindarse de procesos internos por su pésima gestión”.

Además, de que “dejará a Rubén Moreira en 2024 como su sucesor para protegerse y seguirá operando a su gusto Comité Ejecutivo Nacional”.

Especialistas coinciden en que la alianza de PRI, PAN y PRD no será suficiente para ganar los comicios. / Juan Carlos Bautista

En ese sentido coincidió Lerdo de Tejada, que incluso aventuró que los negativos de Alejandro Moreno puedan fracturar la alianza Va por México y mejor descarten al PRI de la coalición para 2024.

“Es un hombre que lo único que le preocupa es salvar su pellejo, porque todos sabemos que tiene una cola enorme y por lo tanto pues la quiere esconder lo cual es muy difícil cuando tienes el tamaño de cola. 
En esto de las negociaciones con el PAN y el PRD podrían darse cuenta que no es tan necesaria una alianza en la que esté el PRI, o más bien Alejandro Moreno, porque les quita más de lo que le suma”, aventuró.

De ocurrir esto, de ir solo el PRI en los próximos comicios donde se disputan nueve gubernaturas, la renovación del Congreso de la Unión y la Presidencia, el PRI pasaría de protagonista de la vida política a simple espectador, al borde de la extinción.




CMOG 

  • Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de TELEDIARIO; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Las más vistas