Cuál es el origen del pan de muerto y cómo se prepara

El pan de muerto tiene varias historias que se remontan desde el México prehispánico.

Pan de muerto / Especial
Guadalajara, Jalisco /

En diversas culturas y países del mundo, al saber que en México existe el llamado Pan de Muerto, tienen la ideología que dentro de los ingredientes con lo que se prepara, son las cenizas de los difuntos.

Así lo han dejado ver en redes sociales diversos usuarios extranjeros.

Te recomendamos Cómo obtener boletos al 2x1 en Cinemex
  • Policía Redacción
“No lo sabía, pero para la gente que no es de México sabían que el pan de muerto que comen en México le ponen ceniza de difuntos, de verdad por eso se llama el pan de muerto Qué raro es México”, dicen personas extranjeras.

Sin embargo, no es extraño que lo crean, pues, el pan de muerto es algo muy tradicional de nuestra cultura como parte de las ofrendas y conmemoración del día de muertos, fecha que nos identifica en todo el mundo.

¿Cuál es el origen del pan de muerto?

La preparación del pan de muerto y su origen, a decir de historiadores, se remonta  a la época prehispánica, al México antiguo, en donde ya se preparaba un pan de amaranto y maíz seco y tostado llamado ‘’mariposa’’ o ‘’papalotlaxcalli’’ que se presentaba a los dioses como una ofrenda.

Expertos en historia de la concina refieren que su evolución al rico pan con sabor a mantequilla, azúcar  y naranja que conocemos se desprende de tradiciones del centro del país y su diversificación de las formas y sabores del pan de muerto se ha suscitado principalmente porque cada pueblo le ha transferido sus propios elementos culturales, su cosmovisión de la vida y la muerte.

Siguiendo la historia del pan de muerto, se menciona que en los recetarios del siglo XVIII y hasta principios del siglo XIX no existe una receta del mismo. Es hasta mediados del siglo XX  que por primera vez se encuentra este alimento en los compendios de cocina.

Te recomendamos Qué puedo llevar en un bolso de mano en el avión
  • Comunidad Redacción

En México, la manera de elaborar el pan de muerto apareció por primera vez en 1938, en el recetario Repostería Selecta, de Josefina Velázquez de León, pionera de la gastronomía nacional que se encargó de recopilar recetas típicas de diversas comunidades para dar a conocer las características alimentarias e identidad culinaria de las distintas regiones  del país.

Más adelante, en 1951 Gustavo Montoya pintó ‘’Bodegón con panes mexicanos’’, un óleo en donde por primera vez se observa la forma más parecida a la que actualmente conocemos del pan de muerto, un bollo con pequeños huesos y una cruz en el centro. 

También se menciona que algunos cronistas como Fray Diego de Durán y Fray Bernardino de Sahagún en sus relatos lo describen como un pan ázimo sin cal o un pan hecho a base de amaranto y miel de maguey; con esta mezcla se formaba la imagen de un dios y grandes huesos.

Afortunadamente en la actualidad el pan de muerto se prepara con azúcar, mantequilla, harina, leche, naranja, levadura, y huevos, que da como resultado la rica ofrenda que acompañada de un chocolate caliente, es el mejor alimento para conmemorar estas fechas en donde recordamos a nuestros difuntos.

MQ

  • Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de TELEDIARIO; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Las más vistas