Recomendaciones para mantener tu corazón sano: Aquí te damos algunos tips

Cada 29 de septiembre se celebra el Día Mundial del Corazón con el propósito de prevenir las enfermedades cardiovasculares.

El estrés es uno de los factores de riesgo a controlar para prevenir problemas cardiovasculares.
Saltillo /

El 29 de septiembre se celebra el Día Mundial del Corazón desde el año 2000 cuando la Federación Mundial del Corazón, con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) designara este día, con el objetivo de concientizar sobre las enfermedades cardiovasculares, su prevención, control y tratamiento.

Cabe destacar que las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte a nivel mundial, los infartos de miocardio y los accidentes cerebro vasculares han ocasionado más de 17 millones de muertes al año y se estima que la cifra ascenderá a 23 millones para el año 2030.

Es por ello que aquí te damos algunas recomendaciones para cuidar a tu corazón y así evitar este tipo de enfermedades:

1. Evita fumar

Una de las mejores cosas que puedes hacer por tu corazón es evitar fumar o usar vapes (cigarrillos electrónicos), los cuales son dispositivos que se usan para inhalar un vapor que comúnmente, aunque no siempre, contiene nicotina, saborizantes y otros productos químicos. Incluso si no fumas, evita el humo de segunda mano (fumador pasivo).

Las sustancias químicas del tabaco pueden dañar el corazón y los vasos sanguíneos. El humo del cigarrillo reduce el oxígeno en la sangre, lo que aumenta la presión arterial y la frecuencia cardíaca porque el corazón tiene que esforzarse más para suministrar suficiente oxígeno al organismo y al cerebro.

El riesgo de las enfermedades cardíacas comienza a disminuir apenas un día después de dejar de fumar. Después de un año sin cigarrillos, este riesgo disminuye a aproximadamente la mitad del de un fumador. No importa cuánto o durante cuánto tiempo fumaste, las personas verán los beneficios apenas dejen de fumar.

La mala alimentación y sedentarismo alentaron creación del Día Mundial del Corazón.

2.- Consumir más frutas y verduras

Una alimentación basada en verduras y frutas es una de las mejores recomendaciones para tener una buena salud. Según la Fundación Española del Corazón (FEC), las nueces son un alimento ‘estelar’ para prevenir problemas cardiovasculares gracias a sus altos niveles de ácidos grasos Omega-3, que protegen el corazón. También, se recomienda incluir en nuestras comidas vegetales como el brócoli (rico en ácido fólico, zinc y hierro) y las legumbres, que favorecen unos niveles saludables de colesterol en sangre.

Además, en una dieta cardiosaludable hay que reducir el consumo de sal y azúcar; así como los alimentos de origen animal, embutidos, comidas rápidas fritas, pan, bebidas energéticas.

3. Hacer ejercicio es primordial

La actividad física diaria puede reducir el riesgo de enfermedades cardiacas, además de que te ayuda a controlar el peso, también reduce las probabilidades de que se presenten otras afecciones como la hipertensión arterial, el colesterol alto y la diabetes tipo 2.

Deberías tratar de hacer como mínimo 150 minutos a la semana de ejercicios aeróbicos moderados como caminar, además de 75 minutos a la semana de actividad aeróbica intensa como correr y dos o más sesiones de fortalecimiento muscular a la semana.

Moverse solo cinco minutos puede resultar útil; las actividades como jardinería, tareas domésticas, subir las escaleras y pasear al perro cuentan para el total. No es necesario hacer ejercicio vigorosamente para lograr beneficios, sin embargo, podrás ver mayores beneficios si aumentas la intensidad, la duración y la frecuencia de los entrenamientos.

4.- Evita el consumo de alcohol

El consumo de alcohol también afecta al corazón, el excederse de un consumo moderado de alcohol puede ocasionar problemas relacionados con el corazón, tales como presión arterial alta, accidentes cerebrovasculares, latidos irregulares y cardiomiopatía (enfermedad del músculo cardíaco). Además, una bebida típica tiene entre 100 y 200 calorías. Las calorías del alcohol a menudo aumentan la grasa corporal, lo cual puede a su vez aumentar el riesgo cardiovascular.

5. Sueño reparador

Las personas que no duermen lo suficiente tienen un mayor riesgo de obesidad, hipertensión arterial, ataque cardíaco, diabetes y depresión.

La mayoría de los adultos necesitan por lo menos siete horas de sueño cada noche. Establece un horario de sueño y cúmplelo al acostarte y despertarte a la misma hora todos los días. Mantén tu dormitorio oscuro y silencioso, para que sea más fácil dormir.

Si crees que has dormido lo suficiente pero sigues cansado durante todo el día, es necesario que acudas al médico para evaluar si tienes apnea obstructiva del sueño, una afección que puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiacas. Los signos de apnea obstructiva del sueño incluyen ronquidos fuertes, dejar de respirar por períodos cortos durante el sueño y despertarse jadeando en busca de aire.

Los tratamientos para la apnea obstructiva del sueño pueden incluir la pérdida de peso si tienes sobrepeso o el uso de un dispositivo de presión positiva continua sobre las vías respiratorias que mantiene las vías respiratorias abiertas mientras duermes.

6. Evita el estrés

El estrés es uno de los problemas más comunes en nuestra sociedad y supone un factor de riesgo a controlar para prevenir problemas cardiovasculares. Los expertos comentan que una persona con poco estrés tiene un menor riesgo de padecer un padecimiento cardiovascular.

Algunas personas lidian con el estrés de manera poco saludable, como comer en exceso, beber o fumar. Encontrar formas alternativas de controlar el estrés, como la actividad física, los ejercicios de relajación o la meditación, puede ayudarte.

7. Estudios médicos de rutina

La presión arterial alta y el colesterol alto pueden dañar el corazón y los vasos sanguíneos, pero es necesario que te hagas los análisis correspondientes, los exámenes de detección regulares pueden indicarte cuáles son tus cifras y si necesitas tomar medidas.

8.- Checa tus dientes y encías

Aunque parezca algo extraño, diferentes investigaciones vinculan una mala salud bucodental con el riesgo de padecer afecciones del corazón, ya que las bacterias responsables de algunas enfermedades periodontales, (como la periodontitis y la gingivitis) pueden pasar al torrente sanguíneo y llegar en el corazón, provocando el empeoramiento de la salud cardiovascular.



JVS

  • Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de TELEDIARIO; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Las más vistas